Rea­li­zar dia­ria­men­te es­ti­ra­mien­tos mus­cu­la­res y mo­vi­li­za­ción ar­ti­cu­lar du­ran­te apro­xi­ma­da­men­te 15 mi­nu­tos al día para así man­te­ner la es­pal­da tra­ba­ja­da y pro­te­gi­da, rea­li­zar ejer­ci­cio de for­ma ha­bi­tual y dor­mir de lado por el cos­ta­do iz­quier­do son al­gu­nos de los con­se­jos apor­ta­dos por la fi­sio­te­ra­peu­ta de Blua de Sa­ni­tas Py­mes Di­gi­tal, Cris­ti­na Gon­zá­lez Ro­drí­guez, para pre­ve­nir la apa­ri­ción del do­lor de es­pal­da. Se tra­ta de uno de los do­lo­res más ha­bi­tua­les en­tre la so­cie­dad es­pa­ño­la, de­bi­do es­pe­cial­men­te a la inade­cua­da for­ma de sen­tar­se du­ran­te las lar­gas jor­na­das la­bo­ra­les. De he­cho, se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad e Hi­gie­ne en el Tra­ba­jo, más de la mi­tad de los tra­ba­ja­do­res en Es­pa­ña su­fre do­lor de es­pal­da, sien­do un 86% de afec­ta­dos el que ase­gu­ra que las do­len­cias se agra­van gra­dual­men­te de­bi­do a las con­di­cio­nes la­bo­ra­les. “Al­gu­nos de los fac­to­res de ries­go más ha­bi­tua­les tan­to en la apa­ri­ción como en la per­pe­tua­ción de esta mo­les­tia son el se­den­ta­ris­mo, los ma­los há­bi­tos pos­tu­ra­les, el so­bre­pe­so y el es­trés”, ha ex­pli­ca­do la ex­per­ta, para des­ta­car la ne­ce­si­dad de man­te­ner unos ade­cua­dos há­bi­tos para evi­tar su apa­ri­ción.

En este sen­ti­do, la doc­to­ra ha acon­se­ja­do res­trin­gir las gra­sas sa­tu­ra­das, op­tan­do por gra­sas sa­lu­da­bles como los Ome­ga-3 pre­sen­tes en pes­ca­dos azu­les; co­mer pro­por­cio­nes ade­cua­das de hi­dra­tos de car­bono y ele­gir los que pro­ven­gan de hi­dra­tos com­ple­jos (pas­tas, le­gum­bres in­te­gra­les); con­su­mir fru­tas y ver­du­ras to­dos los días ya que ayu­dan a lim­piar el or­ga­nis­mo y dis­mi­nu­yen la apa­ri­ción y per­pe­tua­ción del do­lor cró­ni­co; y man­te­ner un ni­vel de hi­dra­ta­ción co­rrec­to in­ten­tan­do lle­gar al me­nos a dos li­tros de agua dia­rios. Del mis­mo modo, ha sub­ra­ya­do la im­por­tan­cia de man­te­ner la es­pal­da rec­ta y com­ple­ta­men­te apo­ya­da en el res­pal­do con los hom­bros re­la­ja­dos y las ro­di­llas ali­nea­das en al­tu­ra con la ca­de­ra o un poco por de­ba­jo de ésta; evi­tar mo­vi­mien­tos brus­cos al rea­li­zar ges­tos co­ti­dia­nos como el sen­tar­se y le­van­tar­se, ya que es­tos ges­tos rea­li­za­dos sin ca­len­tar pue­de des­en­ca­de­nar le­sio­nes mus­cu­la­res; y, para aque­llas per­so­nas que tra­ba­jan en una ofi­ci­na, no cru­zar las pier­nas, apo­yar los pies en el sue­lo, ali­near la ca­de­ra con las ro­di­llas, te­ner los hom­bros re­la­ja­dos y los co­dos en án­gu­lo rec­to y adap­tar la po­si­ción de la si­lla. “Tam­bién es im­por­tan­te la pos­tu­ra to­ma­da en los vehícu­los, a la hora de em­pren­der un via­je hay que re­gu­lar bien la al­tu­ra del asien­to del co­che. En el caso de un pa­seo en bi­ci­cle­ta es ne­ce­sa­rio mo­du­lar la al­tu­ra del si­llín para que no su­fran ni la es­pal­da ni las ro­di­llas. En caso de do­lor de es­pal­da, para apla­car­lo es im­por­tan­te apli­car ca­lor sua­ve en la zona do­lo­ri­da du­ran­te no más de 10 mi­nu­tos, para ayu­dar así a re­la­jar la mus­cu­la­tu­ra”, ha apos­ti­lla­do. En caso de que la mo­les­tia per­sis­ta, pro­si­gue, es ne­ce­sa­rio acu­dir al fi­sio­te­ra­peu­ta, pues­to que no solo ali­via­rá los sín­to­mas de do­lor sino que pro­por­cio­na­rá una ru­ti­na pau­ta­da y re­gu­lar de ejer­ci­cios para con­tro­lar­lo y evi­tar su reapa­ri­ción.

copy to 20minutos.es