La Na­vi­dad es un mo­men­to en el que la gran ma­yo­ría de no­so­tros deja de lado los há­bi­tos sa­lu­da­bles que si­gue
a lo lar­go de todo el año. Por este mo­ti­vo en esta épo­ca es cuan­do casi to­dos no­so­tros so­le­mos ga­nar al­gu­nos
ki­los de más 
que lue­go cues­ta mu­cho eli­mi­nar. Por ello os que­re­mos dar al­gu­nos con­se­jos para evi­tar que esto su­ce­da y po­da­mos dis­fru­tar de es­tas fies­tas con to­tal nor­ma­li­dad.

Las gran­des co­mi­lo­nas y el ex­ce­so de al­cohol sue­le ser el prin­ci­pal mo­ti­vo por el que po­de­mos po­ner en ries­go
nues­tra lí­nea. A esto hay que su­mar el tiem­po que pa­sa­mos inac­ti­vos y en bue­na com­pa­ñía con los se­res que­ri­dos. Todo esto es una bom­ba, ya que per­de­mos la no­ción de lo que es­ta­mos in­gi­rien­do, pues como siem­pre se ha
di­cho, cuan­do es­ta­mos en com­pa­ñía y ve­mos co­mer a otros no­so­tros nos de­ja­mos lle­var tam­bién.

No acu­dir con ham­bre a las co­mi­lo­nas

En pri­mer lu­gar lo que va­mos a re­co­men­dar es con­trol. Sa­be­mos que es di­fí­cil de cum­plir, pero es ne­ce­sa­rio si
que­re­mos man­te­ner nues­tro peso. Hay una se­rie de fe­chas cla­ve en Na­vi­dad en las que los ex­ce­sos son
ha­bi­tua­les, por ello es me­jor acu­dir a es­tas co­mi­das y ce­nas sin de­ma­sia­do ham­bre. Es ne­ce­sa­rio que nos men­ta­li­ce­mos que so­la­men­te hay que co­mer lo que nues­tro cuer­po ne­ce­si­te, y por ello la sen­sa­ción de ham­bre no debe es­tar pre­sen­te, pues nos in­ci­ta­rá a co­mer más. Co­mer fru­ta en­tre ho­ras o in­fu­sio­nes nos ayu­da­rá a man­te­ner el
es­tó­ma­go lleno y evi­tar los atra­co­nes.

Ele­gir bien los ali­men­tos

Sa­ber ele­gir los ali­men­tos que van a con­for­mar es­tas co­mi­das na­vi­de­ñas es la me­jor op­ción. En vez de de­can­tar-
nos por los ali­men­tos más ca­ló­ri­cos y con ma­yor con­te­ni­do gra­so, de­be­mos uti­li­zar otros como pes­ca­dos o car­nes ma­gras en­tre las que va­mos a des­ta­car el po­llo o el pavo. Pre­pa­rar­las al horno o co­ci­das es la me­jor so­lu­ción y evi­tar aña­dir­les in­gre­dien­tes de­ma­sia­do gra­sos. Ni que de­cir tie­ne que los dul­ces de las co­mi­das na­vi­de­ñas de­ben ocu­par un lu­gar se­cun­da­rio, in­clu­so es me­jor de­jar­los de lado y sim­ple­men­te cen­trar­nos en la co­mi­da que es lo que real­men­te nos apor­ta­rá nu­trien­tes y ca­lo­rías que no se­rán va­cías.

Cui­da­do con el al­cohol

El al­cohol es otro de los pro­ta­go­nis­tas de la Na­vi­dad, y es que no hay co­mi­da o cena que se pre­cie en la que no esté pre­sen­te. Ade­más de las sa­li­das noc­tur­nas en las que el al­cohol es un ele­men­to ha­bi­tual. Por ello es ne­ce­sa­rio que evi­te­mos una in­ges­ta ma­si­va de éste, ya que nos apor­ta ca­lo­rías va­cías, ha­cien­do que nues­tro peso au­men­te sin dar­nos cuen­ta. Por ello en las co­mi­das re­co­men­da­re­mos sim­ple­men­te in­ge­rir una copa de vino que al­ter­na­re­mos con agua. En cuan­to a las sa­li­das noc­tur­nas lo re­co­men­da­ble es de­can­tar­nos por otras be­bi­das que no con­ten­gan al­cohol en ex­ce­so.

Man­te­ner la ac­ti­vi­dad fí­si­ca

La ac­ti­vi­dad fí­si­ca es otro de los pun­tos en los que so­le­mos fa­llar en es­tas fies­tas, y es que la gran ma­yo­ría de no­so­tros no prac­ti­ca nin­gún tipo de de­por­te en es­tas fe­chas. Es cier­to que la Na­vi­dad es tiem­po para pa­sar en fa­mi­lia. Pre­ci­sa­men­te por esto po­de­mos apro­ve­char para es­tar ac­ti­vos y sa­lir a pa­sear con nues­tros se­res que­ri­dos. Re­co­rrer la ciu­dad, par­ques, lu­ga­res en los que pa­se­mos es­tas fe­chas, e in­clu­so par­ti­ci­par en las di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des que se ofre­cen en Na­vi­dad, son bue­nas op­cio­nes a la hora de man­te­ner­nos ac­ti­vos y que­mar así ca­lo­rías.

Es cier­to que los re­sul­ta­dos no se­rán los mis­mos que cuan­do es­ta­mos ac­ti­vos al cien por cien, pero po­ner un poco de cui­da­do y man­te­ner­nos ac­ti­vos será una bue­na op­ción para po­der man­te­ner nues­tro peso ha­bi­tual sin pro­ble­ma. Es muy re­co­men­da­ble que si nos va­mos de va­ca­cio­nes reali­ce­mos al­gu­nos ejer­ci­cios en casa para man­te­ner el tono mus­cu­lar y evi­tar de este modo que a la vuel­ta de las va­ca­cio­nes no es­te­mos en for­ma.

copy to Vi­to­ni­ca