La Na­vi­dad es la épo­ca del año pre­fe­ri­da de los más pe­que­ños de la casa, que ya es­pe­ran an­sio­sos sus re­ga­los. Ex­per­tos en psi­co­lo­gía in­fan­til acon­se­jan que cada niño no re­ci­ba más de cua­tro re­ga­los por Na­vi­dad. Tam­bién ha­cen in­ci­den­cia en que los pa­dres fo­men­ten va­lo­res como la so­li­da­ri­dad ha­cia los más des­fa­vo­re­ci­dos en los más pe­que­ños de la casa. Una de es­tas re­co­men­da­cio­nes es que el niño pida algo en su car­ta para los ni­ños que más lo ne­ce­si­tan, ce­dien­do así uno de sus re­ga­los.

Má­xi­mo de cua­tro re­ga­los

Los pe­que­ños pi­den ab­so­lu­ta­men­te todo lo que ven en los anun­cios” y los ma­yo­res tam­bién ha­ce­mos “lo­cu­ras” re­ga­lán­do­les más de lo con­ve­nien­te, des­ta­ca la ‘coach’ de fa­mi­lia Sa­mant­ha Bios­ca. “Los pe­que­ños de­ben re­ci­bir un má­xi­mo de cua­tro re­ga­los”, re­cal­ca Bios­ca, que ha sido du­ran­te años pro­fe­so­ra de Se­cun­da­ria y ac­tual­men­te co­la­bo­ra­do­ra con la pla­ta­for­ma edu­ca­ti­va Aula Pla­ne­ta.

Es más, los ex­per­tos re­co­mien­dan la Re­gla de los 4 Re­ga­los:

1. Algo que sir­va para lle­var (ropa, za­pa­tos, com­ple­men­tos…).

2. Algo para leer.

3. Algo que real­men­te deseen.

4. Algo que real­men­te ne­ce­si­ten.

Una de las prin­ci­pa­les re­co­men­da­cio­nes para con­se­guir­lo es que las fa­mi­lias se pon­gan de acuer­do -con­ti­núa esta ex­per­ta- y apues­ten “más por la ca­li­dad que por la can­ti­dad”. Pero la reali­dad es dis­tin­ta y des­de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Fa­bri­can­tes de Ju­gue­tes (AEFJ) se ase­gu­ra que son diez la me­dia de ju­gue­tes que re­ci­be un niño en es­tas fe­chas. Mai­te Fran­cés, res­pon­sa­ble del de­par­ta­men­to de Mar­ke­ting y Pu­bli­ci­dad de di­cha aso­cia­ción re­sal­ta que es “inevi­ta­ble” re­ci­bir mu­chos ju­gue­tes y por ello lo ideal es que los pe­que­ños ten­gan en su ha­bi­ta­ción cua­tro o cin­co para que “no se dis­per­sen”, y el res­to se guar­den y se va­yan sa­can­do a lo lar­go del año.

En este sen­ti­do, Bios­ca tam­bién su­gie­re que para los ni­ños de me­nor edad, que “to­da­vía no se en­te­ran mu­cho”, los pa­dres guar­den al­gún re­ga­lo y se lo en­tre­guen a lo lar­go del año como pre­mios .

Úl­ti­mas ten­den­cias en ju­gue­tes

Res­pec­to a las úl­ti­mas ten­den­cias en ju­gue­tes, la AEFJ co­men­ta que fren­te a los ju­gue­tes tec­no­ló­gi­cos se está con­so­li­dan­do el re­ga­lo ar­te­sa­nal como pa­que­tes para ma­nua­li­da­des de cos­tu­ra, co­ci­na y pul­se­ras.

No debe fal­tar un re­ga­lo edu­ca­ti­vo” y en­tre los más ma­yor­ci­tos un li­bro, co­men­ta Bios­ca, quien cree que cada vez hay me­nos se­xis­mo y un niño jue­ga con una co­ci­ni­ta y una niña con un co­che.

Se­gu­ri­dad ante todo

La OCU re­cal­ca “la se­gu­ri­dad” en los ju­gue­tes y acon­se­ja a los pa­dres que an­tes de apos­tar por un ar­tícu­lo lla­ma­ti­vo com­prue­ben que es “ade­cua­do” para sus hi­jos y no “un pro­duc­to dis­fra­za­do de ju­gue­te”.

Los fa­bri­can­tes de­ta­llan que este año triun­fa la se­rie in­fan­til Pa­tru­lla ca­ni­na y Sam el bom­be­ro, sin ex­cluir per­so­na­jes Dis­ney y el fe­nó­meno Mi­ni­ons o Star Wars.

So­bre el ele­va­do pre­cio de al­guno de es­tos úl­ti­mos, la AEFJ ex­pli­ca que se debe a sus li­cen­cias o de­re­chos de au­tor.

Mó­vil a par­tir de los 12/​13 años

En­tre los re­ga­los a los ado­les­cen­tes hay que in­cluir “algo útil” como ropa, pren­das para ha­cer de­por­te o una en­tra­da para el tea­tro o un mu­si­cal, se­gún Bios­ca, que está de acuer­do con re­ga­lar tec­no­lo­gía. No obs­tan­te, apun­ta que un mó­vil no debe dar­se an­tes de los 12/​13 años (“cuan­do los em­pie­zan a ne­ce­si­tar”) y una con­so­la u otro ob­je­to más caro debe ha­cer­se en­tre va­rios miem­bros de la fa­mi­lia.

Es­ti­pu­lar que algo de lo re­ci­bi­do se dé a un niño sin re­ga­los”

No cum­plir to­das las pe­ti­cio­nes de la car­ta” y “es­ti­pu­lar que algo de lo re­ci­bi­do se dé a un niño sin re­ga­los” es otra for­ma de en­se­ñar va­lo­res como la so­li­da­ri­dad.

En­se­ñar emo­cio­nes a tra­vés de los jue­gos es muy bueno” y Bios­ca pro­po­ne pre­ci­sa­men­te re­ga­lar a los más ma­yor­ci­tos un li­bro so­bre las emo­cio­nes.

¿Y qué se debe ha­cer cuan­do un niño se can­sa de un ju­gue­te? Una op­ción es se­guir la cam­pa­ña’Com­par­te y re­ci­cla’ de la AEFJ, que re­co­ge ju­gue­tes y los lle­va a cen­tros de pro­ce­sa­do, don­de se re­pa­ran y se do­nan o se re­ci­clan.

La OCU re­co­mien­da do­nar ju­gue­tes o in­ter­cam­biar­los por otros en pla­ta­for­mas de con­su­mo co­la­bo­ra­ti­vo.