Poca gen­te co­no­ce que los ac­tua­les col­cho­nes vis­coe­lás­ti­cos don­de ac­tual­men­te dor­mi­mos los in­ven­tó la NASA. Bueno, más bien la es­pu­ma vis­coe­lás­ti­ca de la mis­ma. Un ma­te­rial sin­té­ti­co que re­vo­lu­cio­nó en los 90 la fa­bri­ca­ción y ven­ta de col­cho­nes en todo el mun­do. An­te­rior­men­te, este tipo de es­pu­ma era uti­li­za­do so­bre todo en hos­pi­ta­les de­bi­do al éxi­to que ha­bía te­ni­do en di­fe­ren­tes pro­gra­mas es­pe­cia­les de los años 60. Y es que está es­pu­ma­ción es tam­bién co­no­ci­da como de alta re­si­len­cia y pro­por­cio­na una ali­nea­ción más que sa­lu­da­ble de la co­lum­na. Ade­más, de otros tan­tos be­ne­fi­cios…

1. Equi­li­brio. Com­prar un col­chón vis­coe­lás­ti­co es op­tar por una fir­me­za más que óp­ti­ma para el cuer­po hu­mano. Es un col­chón me­nos duro que los col­cho­nes de mue­lles y tam­bién me­nos blan­cos que los de lá­tex.

2. Adap­ta­bi­li­dad. Se adap­ta al cuer­po me­jor que otro tipo de col­chón ya que nin­gu­na zona del cuer­po se que­da to­tal­men­te sin apo­yo, man­te­nien­do una co­rrec­ta ali­nea­ción de la es­pal­da.

3. Re­co­men­da­do. Com­prar un col­chón vis­coe­lás­ti­co es tam­bién op­tar por los col­cho­nes más re­co­men­da­dos tan­to por fa­bri­can­tes como mé­di­cos dado que es la me­jor so­lu­ción para pro­ble­mas de ar­ti­cu­la­cio­nes, múscu­los, lum­ba­res…

4. Pre­sión. Los col­cho­nes vis­coe­lás­ti­cos son re­co­men­da­bles por el ali­vio de pre­sión y ten­sión que in­ci­den di­rec­ta­men­te en el cuer­po me­dian­te la dis­tri­bu­ción del peso de la per­so­na en el col­chón. Otro tipo de col­cho­nes crean pun­tos de pre­sión y ma­yor des­can­so en de­ter­mi­na­das zo­nas.

5. Bien­es­tar. Está com­pro­ba­do que ele­gir en la com­pra un col­chón vis­coe­lás­ti­co es apos­tar por la sa­lud, por un buen des­can­so y so­bre­to­do ofre­cer una ma­yor sen­sa­ción de des­can­so al des­per­tar. Tam­bién ali­via los do­lo­res tí­pi­cos de dor­mir mal.

6. Es­trés. Para aque­llas per­so­nas aque­ja­das de cual­quier tipo de es­trés, la elec­ción de un col­chón vis­coe­lás­ti­co ayu­da a li­be­rar­lo du­ran­te la no­che, así como la ten­sión. Su adap­ta­bi­li­dad a la ali­nea­ción na­tu­ral del cuer­po obli­ga a dor­mir bien y re­la­ja­do.

7. Dor­mir en pa­re­ja. Es una de las prin­ci­pa­les ven­ta­jas a la hora de ele­gir los col­cho­nes vis­coe­lás­ti­cos. Al dor­mir acom­pa­ña­do, res­pe­ta las par­tes di­fe­ren­cia­das de las pa­re­jas y no se mo­les­tan en­tre sí en el mo­vi­mien­to.

8. Du­ra­bi­li­dad. Al con­tra­rio que otro topo de col­cho­nes, com­prar un col­chón vis­coe­lás­ti­co es apos­tar por una com­pra de gran du­ra­ción y re­sis­ten­cia en el tiem­po. Pue­de lle­gar a du­rar en per­fec­tas con­di­cio­nes has­ta 15 años.

9. Múscu­los. Se ha com­pro­ba­do que uno de los be­ne­fi­cios de com­prar col­cho­nes vis­coe­lás­ti­cos es el gran be­ne­fi­cio que este apor­ta a los múscu­los del cuer­po ofre­cién­do­les un gran des­can­so.

10. Cir­cu­la­ción san­guí­nea. Este tipo de col­cho­nes fa­vo­re­ce la cir­cu­la­ción san­guí­nea lo que in­ci­de di­rec­ta­men­te en una me­jor sa­lud y ca­li­dad de vida.