Una si­tua­ción que se re­pi­te de for­ma re­cu­rren­te en los ho­ga­res e in­dus­trias de nues­tro país es el es­fuer­zo que de­be­mos de rea­li­zar para com­pren­der la úl­ti­ma fac­tu­ra de la luz. Un es­fuer­zo, en oca­sio­nes en vano, que nos lle­va a mi­rar el úl­ti­mo nú­me­ro, el im­por­tan­te … mi­ra­mos lo que nos toca a pa­gar e in­ten­ta­mos com­pa­rar­lo con el im­por­te an­te­rior en un in­ten­to de bus­car una ex­pli­ca­ción o con­sue­lo. “Si más o me­nos he pa­ga­do lo mis­mo todo está bien”, ten­de­mos a pen­sar de for­ma erró­nea.

No es ob­je­ti­vo de este ar­tícu­lo obli­gar­te ha­cer un es­fuer­zo para en­ten­der la fac­tu­ra pero si, a modo de ob­ser­va­ción, te va­mos a in­di­car los prin­ci­pa­les con­cep­tos a te­ner en cuen­ta y que son los si­guien­tes:

  • Tér­mino fijo de po­ten­cia. Can­ti­dad fija que pa­gas aun­que no ha­yas con­su­mi­do ni un ki­lo­wa­tio.
  • Po­ten­cia con­tra­ta­da. Pun­to muy im­por­tan­te ya que una con­tra­ta­ción ex­ce­si­va au­men­ta de for­ma con­si­de­ra­ble el im­por­te fi­nal de la fac­tu­ra.
  • Ener­gía con­su­mi­da.  La can­ti­dad de ki­lo­wa­tios que he­mos con­su­mi­do a lo cual ten­dre­mos que su­mar el ter­mino fijo de po­ten­cia.
  • Al­qui­ler equi­pos de me­di­da. Equi­pos como el con­ta­dor los te­ne­mos con­tra­ta­dos a modo de al­qui­ler que de­be­mos ir pa­gan­do en cada fac­tu­ra.
  • IVA. Nues­tro que­ri­do e om­ni­pre­sen­te im­pues­to no ne­ce­si­ta pre­sen­ta­ción ni ex­pli­ca­ción, en esta caso se ele­va has­ta el má­xi­mo tipo, el 21%.
  • Im­pues­to so­bre elec­tri­ci­dad. Con el IVA no se aca­ba nues­tra apor­ta­ción a las ar­cas del es­ta­do, tam­bién te­ne­mos que aña­dir el im­pues­to so­bre la elec­tri­ci­dad, en­tra den­tro del gru­po de im­pues­tos es­pe­cia­les (al­cohol, ta­ba­co, etc…) . Se apli­ca al con­su­mo y a la po­ten­cia.
  • Cuan­tía pea­je. La cuan­tía de pea­je es el cos­te que tie­ne la co­mer­cia­li­za­do­ra por usar las re­des de la dis­tri­bui­do­ra. El pre­cio es fi­ja­do por el Go­bierno y re­per­cu­ti­do al con­su­mi­dor.

Y así po­dría­mos con­ti­nuar unos cuan­tos pá­rra­fos más para lle­gar a la con­clu­sión que de to­dos los pun­tos uno de los más ba­jos es el de la Ener­gía con­su­mi­da, por tan­to, es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que el aho­rro en la fac­tu­ra de la luz no es solo una cues­tión de te­ner la me­jor ta­ri­fa y con­tra­tar aque­llo que ver­da­de­ra­men­te ne­ce­si­ta­mos si no, tam­bién e igual de im­por­tan­te, co­no­cer la efi­cien­cia de nues­tra ins­ta­la­ción eléc­tri­ca.