Mu­chas per­so­nas no sa­ben que ca­mi­nar es uno de los me­jo­res ejer­ci­cios que po­de­mos ha­cer a dia­rio, ya que esta sim­ple ru­ti­na pue­de te­ner mu­chos be­ne­fi­cios para la sa­lud. Un es­tu­dio re­ve­ló que el 40% de los adul­tos no ca­mi­nan nada y esta ci­fra va en au­men­to a me­di­da que pasa el tiem­po, ya que el desa­rro­llo de la tec­no­lo­gía ha he­cho la­bo­res más fá­ci­les pero me­nos sa­lu­da­bles.

Ca­mi­nar es una de las me­jo­res for­mas de co­men­zar una ru­ti­na de ejer­ci­cios, ya que ayu­da a ejer­ci­tar los múscu­los y a que­mar ca­lo­rías. Pero sus be­ne­fi­cios se con­cen­tran cuan­do nos de­di­ca­mos ex­clu­si­va­men­te a ca­mi­nar y au­men­tan­do poco a poco el rit­mo. No es su­fi­cien­te deam­bu­lar por ahí como de cos­tum­bre ya que los efec­tos de la ca­mi­na­ta se re­du­cen; por eso si quie­res apro­ve­char sus be­ne­fi­cios, lo me­jor es de­di­car­le al me­nos 30 mi­nu­tos dia­rios to­dos los días, sin dis­trac­cio­nes y con­si­guien­do cada vez un me­jor rit­mo. ¿Quie­res co­no­cer los me­jo­res be­ne­fi­cios de ca­mi­nar a dia­rio?

Fortalece el corazón y previene enfermedades cardiovasculares

Ca­mi­nar al me­nos 30 mi­nu­tos dia­rios re­du­ce el ries­go de su­frir de en­fer­me­da­des car­día­cas y ac­ci­den­tes ce­re­bro­vas­cu­la­res has­ta en un 27%. Esta prác­ti­ca es ideal para con­tro­lar la pre­sión alta, fa­vo­re­ce el sis­te­ma cir­cu­la­to­rio, re­du­ce el co­les­te­rol malo (LDL) y ayu­da au­men­tar el co­les­te­rol bueno (HDL). Al au­men­tar el rit­mo car­dia­co, esta prác­ti­ca fa­vo­re­ce no­ta­ble­men­te la sa­lud del co­ra­zón.

Reduce el riesgo de padecer ciertas enfermedades

Di­fe­ren­tes es­tu­dios su­gie­ren que aque­llas per­so­nas que ca­mi­nan al me­nos 30 mi­nu­tos dia­rios, tien­den a su­frir me­nos de dia­be­tes tipo II, asma y al­gu­nos ti­pos de cán­cer. Aque­llas per­so­nas que tie­nen una ru­ti­na dia­ria de ac­ti­vi­dad fí­si­ca, es­tán me­nos pro­pen­sas a desa­rro­llar cán­cer de co­lon, mama y úte­ro.

Ayuda a equilibrar el peso

Ca­mi­nar to­dos los días a un buen rit­mo, ayu­da a ace­le­rar el me­ta­bo­lis­mo y gra­cias a esto fa­vo­re­ce al or­ga­nis­mo con la que­ma de gra­sas. En­tre más rit­mo se ten­ga du­ran­te la ca­mi­na­ta, más ca­lo­rías se pue­den lle­gar a que­mar. Ca­mi­nar es uno de los me­jo­res ejer­ci­cios para man­te­ner el peso equi­li­bra­do, ya que au­men­ta la masa y el tono mus­cu­lar.

Previene la osteoporosis

Al ca­mi­nar dia­ria­men­te, es­ta­mos es­ti­mu­lan­do y for­ta­le­cien­do los hue­sos, au­men­tan­do la den­si­dad ósea. Esta prác­ti­ca sa­lu­da­ble es re­co­men­da­da so­bre todo para las mu­je­res, ya que ade­más man­tie­ne la sa­lud de las ar­ti­cu­la­cio­nes, ayu­dan­do a pre­ve­nir pro­ble­mas como la ar­tri­tis.

Ayuda a tonificar piernas, glúteos y abdomen

Ca­mi­nar 30 mi­nu­tos dia­rios con una bue­na pos­tu­ra del cuer­po, ayu­da a for­ta­le­cer las pier­nas, las to­ni­fi­ca y las ayu­da a re­afir­mar. Así mis­mo tam­bién ayu­da a to­ni­fi­car los glú­teos y los le­van­ta na­tu­ral­men­te. Esta prác­ti­ca ayu­da a que­mar gra­sa ab­do­mi­nal y con esto tam­bién fa­vo­re­ce la to­ni­fi­ca­ción de esta área del cuer­po.

Previene la demencia

Es­tu­dios han re­ve­la­do que 1 de cada 14 per­so­nas ma­yor de 65 años y 1 de cada 6 ma­yo­res de 80, tien­den a su­frir de de­men­cia. Cami­nar a buen rit­mo du­ran­te 30 mi­nu­tos dia­rios, pue­de evi­tar la con­trac­ción del ce­re­bro y así pre­ser­var la me­mo­ria a me­di­da que pa­san los años. La ac­ti­vi­dad fí­si­ca es­ti­mu­la y pro­te­ge el ce­re­bro, re­du­cien­do el ries­go de de­men­cia has­ta en un 40%.

Aumenta los niveles de energía

Cuan­do ca­mi­na­mos, nues­tro or­ga­nis­mo se ac­ti­va, au­men­ta la cir­cu­la­ción y el su­mi­nis­tro de oxí­geno a cada cé­lu­la del cuer­po. Gra­cias a esto, este há­bi­to sa­lu­da­ble nos ayu­da a man­te­ner más ac­ti­vos, com­ba­te los ba­jo­nes de ener­gía des­pués del al­muer­zo y nos man­tie­ne des­pier­tos.

Combate la depresión

Es­tu­dios han re­ve­la­do que ca­mi­nar es una bue­na te­ra­pia para com­ba­tir la de­pre­sión y to­dos sus sín­to­mas. Ca­mi­nar 30 mi­nu­tos dia­rios es ideal para sa­lir de una cri­sis de­pre­si­va y tam­bién para pre­ve­nir caer en este pro­ble­ma.

Evita la obesidad y la aparición de celulitis

Al ac­ti­var el me­ta­bo­lis­mo, ca­mi­nar 30 mi­nu­tos dia­rios fa­vo­re­ce la eli­mi­na­ción de to­xi­nas y gra­sa que el cuer­po no ne­ce­si­ta, evi­tan­do así la obe­si­dad. Ade­más de fa­vo­re­cer la que­ma de gra­sa, ayu­da con­tra la re­ten­ción de lí­qui­dos, ac­ti­va la cir­cu­la­ción y con esto ayu­da a pre­ve­nir la ce­lu­li­tis.

Mejora la actividad sexual

Como to­dos sa­be­mos, el ejer­ci­cio y el sexo van muy de la mano. Una re­cien­te in­ves­ti­ga­ción he­cha en­tre mu­je­res de 45 a 55 años, re­ve­ló que ca­mi­nar a dia­rio in­cre­men­ta tan­to el de­seo se­xual como la sa­tis­fac­ción.

copy to mejorconsalud.com