El desa­yuno se con­vier­te en la pri­me­ra co­mi­da del día tras bas­tan­tes ho­ras de ayuno, por lo tan­to es fun­da­men­tal que “rom­pas” ese ayuno noc­turno y es­ti­mu­les tu me­ta­bo­lis­mo pro­por­cio­nán­do­le la ener­gía ne­ce­sa­ria de bue­na ma­ña­na.

En re­fe­ren­cia a “rom­per” con el ayuno noc­turno, nos re­fe­ri­mos a po­ner en mar­cha tu me­ta­bo­lis­mo y evi­tar que se ra­len­ti­ce. Pues­to que tras un lar­go pe­rio­do de ayuno el cuer­po es lo su­fi­cien­te­men­te sa­bio como para vol­ver­se más efi­cien­te ener­gé­ti­ca­men­te y así op­ti­mi­zar el gas­to re­du­cien­do las ca­lo­rías ne­ce­sa­rias en las fun­cio­nes de tu día a día. Esta si­tua­ción nos lle­va a una ten­den­cia de “aho­rro” ener­gé­ti­co y por tan­to, al so­bre­pe­so.

Ade­más, de­bi­do a la ba­ja­da de los ni­ve­les de azú­car en san­gre que con­lle­va es­tar unas 3–4 ho­ras de ayuno, está de­mos­tra­do que las per­so­nas que se sal­tan el desa­yuno o desa­yu­nan poco dis­mi­nu­yen su ren­di­mien­to y la ca­pa­ci­dad de man­te­ner la aten­ción.

Por lo tan­to, para em­pe­zar el día con fuer­za y ener­gía tu desa­yuno de­be­ría re­pre­sen­taren­torno al 20–25% del apor­te ener­gé­ti­co to­tal de tu die­ta, y pue­des re­par­tir­lo en 2 to­mas: desa­yuno y al­muer­zo o me­dia ma­ña­na.

¿Cómo de­be­ría ser tu desa­yuno?

Un desa­yuno com­ple­to y equi­li­bra­do es aquel que está for­ma­do por:

  • Lác­teos: es re­co­men­da­ble prio­ri­zar los des­na­ta­dos como la le­che des­na­ta­da, el que­so fres­co o el yo­gur des­na­ta­do. Si no to­le­ras los lác­teos por in­to­le­ran­cia a la lac­to­sa pue­des con­su­mir le­che sin lac­to­sa, o en el caso de que seas alérgico/​a a la pro­teí­na de la le­che una bue­na al­ter­na­ti­va son las be­bi­das ve­ge­ta­les (de al­men­dras, de soja, ave­na o arroz…) en­ri­que­ci­das en cal­cio y vi­ta­mi­na D.
  • Ce­rea­les: pue­des con­su­mir pan (blan­co o in­te­gral) o ce­rea­les de desa­yuno tipo co­pos de ave­na, de maíz o de tri­go , pre­fe­ri­ble­men­te sin azú­car. ¡Su con­su­mo hará que em­pie­ces el día con fuer­za y ener­gía!
  • Fru­ta: pue­des con­su­mir­la de va­rias ma­ne­ras. La pie­za en­te­ra, en for­ma de ma­ce­do­nia ca­se­ra o en zumo; o en ro­da­jas acom­pa­ñan­do tus tos­ta­das o ce­rea­les. Es im­por­tan­te que prio­ri­ces la pie­za en­te­ra, pues­to que te apor­ta­rá más fi­bra y me­nos azú­car del que con­tie­ne un zumo.