Las man­chas so­la­res en la piel (so­bre todo en ros­tro y ma­nos) son una de las con­sul­tas más co­mún tan­to en nues­tra tien­da fí­si­ca como en nues­tro ga­bi­ne­te de con­sul­tas de cada lu­nes por la tar­de. Cada día aten­de­mos con­sul­tas re­la­cio­na­das con pro­ble­mas de pig­men­ta­ción de la piel. La gran pre­gun­ta es ¿pue­den eli­mi­nar­se esas man­chas?

Nin­gún cos­mé­ti­co ni tra­ta­mien­to será efec­ti­vo si no pro­te­ge­mos nues­tra piel, tan­to por den­tro como por fue­ra. Y nues­tra ex­pe­rien­cia nos ha de­mos­tra­do que sí se pue­de re­du­cir man­chas so­la­res en un gran par­te de los ca­sos y en otras re­du­cir­les con­si­de­ra­ble­men­te. ¿Cómo? Va­ya­mos por par­tes.

Exis­ten mu­chos ti­pos de man­chas y cau­sas di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­das con ellas. Hoy va­mos a cen­trar­nos en los dos ti­pos de man­chas más co­mu­nes: me­las­mas y len­ti­gos so­la­res.

Los me­las­mas son man­chas so­bre la piel pro­du­ci­dos por cam­bios hor­mo­na­les, em­ba­ra­zo, con­su­mo de an­ti­con­cep­ti­vos (píl­do­ra por ejem­plo), etc. No exis­te una re­la­ción di­rec­ta con la edad ya que pue­den co­men­zar a apa­re­cer a par­tir de los 20 años y en al­gu­nas oca­sio­nes es­tán re­la­cio­na­dos con el con­su­mo de fár­ma­cos foto-sen­si­bi­li­zan­tes como diu­ré­ti­cos y an­ti­bió­ti­cos. Re­du­cir y/​o eli­mi­nar este tipo de man­chas es re­la­ti­va­men­te sen­ci­llo.

Los len­ti­gos so­la­res son man­chas so­bre la piel di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­dos con la edad y so­bre todo con la ex­po­si­ción so­lar. En este caso lo que su­ce­de es que au­men­ta el nú­me­ro de me­la­no­ci­tos y al es­tar muy pig­men­ta­dos es como si se con­vir­tie­sen en man­chas y así es como lo ve­mos. Es lo que tí­pi­ca­men­te co­no­ce­mos como “man­chas so­la­res” y ja­más se de­ben con­fun­dir con las pe­cas y de­be­mos sa­ber que es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble eli­mi­nar­las con cos­mé­ti­cos (aun­que sean des­pig­men­tan­tes). En cam­bio si po­de­mos re­du­cir­los si so­mos cons­tan­tes y te­ne­mos pa­cien­cia.