Dor­mir en tiem­po y for­ma ade­cua­das es im­pres­cin­di­ble para cual­quier per­so­na. En oca­sio­nes hay ele­men­tos que tras­tor­nan nues­tro sue­ño pro­vo­can­do un efec­to cas­ca­da en nues­tro día a día. A con­ti­nua­ción te mos­tra­mos al­gu­nas ideas para con­ci­liar el sue­ño.

1. Haz ejer­ci­cio: Man­te­ner­se fí­si­ca­men­te ac­ti­vo cada día con ac­ti­vi­da­des al al­can­ce de la mano como ca­mi­nar, co­rrer o na­dar, nos apor­tan tres be­ne­fi­cios cla­ve de cara a ob­te­ner un sue­ño re­pa­ra­dor: cuan­do uno está can­sa­do por el ejer­ci­cio se duer­me más rá­pi­do, con­si­gue un ma­yor por­cen­ta­je de sue­ño pro­fun­do y se des­pier­ta con me­nos fre­cuen­cia du­ran­te la no­che.

2. La cama es sólo para dor­mir y para te­ner re­la­cio­nes se­xua­les: El res­to de ac­ti­vi­da­des como tum­bar­se en la mis­ma para ver la te­le­vi­sión, leer las re­des so­cia­les, re­vi­sar el co­rreo o ju­gar en el mó­vil, ta­ble­ta o por­tá­til no nos apor­ta nin­gún fac­tor po­si­ti­vo si que­re­mos dor­mir me­jor al fi­nal del día.

3. Ho­ra­rios y ru­ti­na: Para con­se­guir dor­mir bien ne­ce­si­ta­mos or­ga­ni­zar nues­tro sue­ño y ha­cer­lo de for­ma res­pon­sa­ble. Hay que irse dor­mir a la mis­ma hora cada día y des­per­tar­se tam­bién a la mis­ma hora, en la me­di­da de lo po­si­ble. En­tre­nar a nues­tro cuer­po de cara al sue­ño hará que nos dur­ma­mos tam­bién más rá­pi­da­men­te y nos des­per­te­mos más fres­cos.

4. Adiós al ta­ba­co: Fu­mar es un gran enemi­go del des­can­so, apar­te de nues­tra sa­lud en ge­ne­ral. La ni­co­ti­na pro­vo­ca en nues­tro or­ga­nis­mo un efec­to que di­fi­cul­ta que nos que­de­mos dor­mi­dos con fa­ci­li­dad.

5. Una bue­na zona de des­can­so: El lu­gar don­de duer­mes debe ser un tem­plo de tran­qui­li­dad y si­len­cio. El mó­vil, el por­tá­til o la te­le­vi­sión de­be­rán es­tar fue­ra de la zona de des­can­so. Lo ideal es que esté os­cu­ro, re­la­ti­va­men­te fres­co y todo lo tran­qui­lo que sea po­si­ble. La ha­bi­ta­ción de­be­rá es­tar or­de­na­da y con po­cos ob­je­tos al­re­de­dor para fa­ci­li­tar ese am­bien­te de tran­qui­li­dad que re­quie­re un sue­ño re­pa­ra­dor.

6. Me­nos be­bi­das con ca­feí­na: El café, el té o los re­fres­cos pue­den ape­te­cer mu­cho a lo lar­go del día pero la ca­feí­na nos pro­vo­ca­rá más di­fi­cul­tad para dor­mir por la no­che y tam­bién au­men­tan la ne­ce­si­dad de des­per­tar­se para ha­cer pis du­ran­te la no­che.

7. Los som­ní­fe­ros tam­po­co son bue­nos alia­dos: In­ten­ta evi­tar las pas­ti­llas para dor­mir y con­sul­ta con un es­pe­cia­lis­ta la for­ma más efi­caz de to­mar­las du­ran­te el pe­río­do de tiem­po más cor­to po­si­ble.

8. Be­ber me­nos al­cohol: El al­cohol de­pri­me el sis­te­ma ner­vio­so, lo que ayu­da a que­dar­se dor­mi­do. Sin em­bar­go, este efec­to des­apa­re­ce a las po­cas ho­ras, lo que pro­vo­ca que po­da­mos des­per­tar­nos va­rias ve­ces a lo lar­go de la no­che, im­pi­dien­do un buen sue­ño. Ade­más de esto, el al­cohol mag­ni­fi­ca los ron­qui­dos y otros pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios re­la­cio­na­dos con el sue­ño.

9. Sies­tas sí, pero cor­tas: Dor­mir la sies­ta es be­ne­fi­cio­so para con­ti­nuar con ener­gía el res­to del día, pero no si son ex­ten­sas. Un má­xi­mo de 20 mi­nu­tos nos sen­ta­rá fe­no­me­nal. Más, sólo im­pe­di­rá que por la no­che no con­si­ga­mos con­ci­liar el sue­ño.

10. Si no con­si­gues dor­mir­te, le­ván­ta­te: Que­dar­se en la cama tras 20 mi­nu­tos de ha­ber­se ido a dor­mir es un in­di­ca­dor de que no es­ta­mos re­la­ja­dos y por tan­to, nos va a cos­tar que­dar­nos dor­mi­dos. Le­ván­ta­te, pon­te a leer un poco, y lue­go vuel­ve a la cama. Dar vuel­tas y vuel­tas en la mis­ma du­ran­te ho­ras no ace­le­ra­rá el pro­ce­so.

¿Cuan­to hace que no cam­biar el col­chón? Llá­ma­nos y apro­ve­cha nues­tras pro­mo­cio­nes con mo­ti­vo del Día del Sue­ño … Tel. 937 461 223

copy. muyinteresante.com