Du­ran­te la pri­ma­ve­ra, au­men­tan las con­sul­tas por aler­gia. ¿A qué fac­to­res se debe ese cre­ci­mien­to? Las per­so­nas que sólo la pa­de­cen du­ran­te esa épo­ca del año, ¿tam­bién de­ben ser tra­ta­das? Sín­to­mas y me­di­das de pre­ven­ción, en­tre otras re­co­men­da­cio­nes.

Du­ran­te la pri­ma­ve­ra, au­men­tan las con­sul­tas por aler­gia. ¿A qué fac­to­res se debe ese cre­ci­mien­to? Las per­so­nas que sólo pa­de­cen aler­gia du­ran­te esa épo­ca del año, ¿tam­bién de­ben ser tra­ta­das? Sín­to­mas, me­di­das de pre­ven­ción, en­tre otras re­co­men­da­cio­nes de la Fun­da­ción CIDEA (Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción de En­fer­me­da­des Alér­gi­cas y Res­pi­ra­to­rias).

Ya des­de fi­nes de agos­to, pa­san­do por sep­tiem­bre con la lle­ga­da de la pri­ma­ve­ra y has­ta oc­tu­bre y no­viem­bre se es­cu­chan cada vez más es­tor­nu­dos. Y es que en es­tos me­ses pri­ma­ve­ra­les, au­men­tan las con­sul­tas por aler­gias res­pi­ra­to­rias. Y los prin­ci­pa­les fac­to­res des­en­ca­de­nan­tes son la pre­sen­cia de pó­le­nes de ár­bo­les y gra­mí­neas (di­fe­ren­tes ti­pos de pas­to).

Se­gún de­fi­nen los ex­per­tos, una aler­gia es una reac­ción exa­cer­ba­da del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio a una sus­tan­cia que su cuer­po iden­ti­fi­ca como in­va­sor, y al cual clí­ni­ca­men­te se de­fi­ne como alér­geno. La ma­yo­ría pue­de ser tra­ta­da de for­ma sim­ple, lo­gran­do una rá­pi­da dis­mi­nu­ción de los sín­to­mas, pero cada una tie­ne sus par­ti­cu­la­ri­da­des y en oca­sio­nes se re­quie­re un abor­da­je más com­ple­jo.

El 70% de los pa­cien­tes tie­ne ri­ni­tis y con­jun­ti­vi­tis alér­gi­ca si­mul­tá­nea­men­te. Un 25% po­see sólo ri­ni­tis y el 5% pre­do­mi­nan­te­men­te sín­to­mas ocu­la­res, no de­be­mos ol­vi­dar que mu­chos as­má­ti­cos tie­nen ri­ni­tis alér­gi­ca si­mul­ta­nea y que am­bas afec­cio­nes se pue­den em­peo­rar en for­ma su­ce­si­va o si­mul­ta­nea si hay aler­gia al po­len y ex­po­si­ción al mis­mo”, ex­pli­có a In­fo­bae el doc­tor Jor­ge Más­pe­ro, di­rec­tor mé­di­co de la Fun­da­ción CIDEA.

Y agre­gó: “Los pó­le­nes son dis­per­sa­dos por el vien­to. Si bien los pa­cien­tes sue­len cul­par de sus sín­to­mas a los plá­ta­nos por­que pro­du­cen pe­lu­sas con es­pí­cu­las que irri­tan la vis­ta y la na­riz, no siem­pre son la cau­sa de la aler­gia del pa­cien­te. De he­cho, otros pó­le­nes como las co­ní­fe­ras, el olmo, el arce y el fresno son cau­sas tan­to o más im­por­tan­tes de aler­gia que el po­len de plá­ta­nos”.

Para el es­pe­cia­lis­ta, no es raro te­ner aler­gia a dis­tin­tos pó­le­nes, por ejem­plo, ár­bo­les y gra­mí­neas que po­li­ni­zan en for­ma su­ce­si­va au­men­tan­do la se­ve­ri­dad y du­ra­ción de los sín­to­mas. “Sin duda, la aler­gia a las gra­mí­neas es la más pre­va­len­te pero la fre­cuen­cia y se­ve­ri­dad de cada tipo de aler­gia al po­len va­rían se­gún las zo­nas geo­grá­fi­cas del país”, de­ta­lló Más­pe­ro.

Con re­la­ción a aque­llas per­so­nas que sólo tie­ne aler­gia en los me­ses de sep­tiem­bre y oc­tu­bre, Más­pe­ro pre­ci­só que pa­de­cen una aler­gia es­ta­cio­nal que debe ser eva­lua­da y tra­ta­da por un es­pe­cia­lis­ta cer­ti­fi­ca­do en aler­gia. “En mu­chos ca­sos sa­bien­do de an­te­mano a qué po­len son alér­gi­cos se pue­de op­tar por la ad­mi­nis­tra­ción de me­di­ca­ción pro­fi­lác­ti­ca des­de unos 10 días an­tes del co­mien­zo de la po­li­ni­za­ción. Y para los que tie­nen sín­to­mas se­ve­ros, está in­du­da­ble­men­te de­mos­tra­do que la me­jor op­ción es la in­mu­no­te­ra­pia con el po­len que los afec­ta, ya que per­mi­ti­rá que en los años si­guien­tes de­jen de te­ner esos sín­to­mas”, in­di­có el ex­per­to.

La aler­gia es una afec­ción cau­sa­da por me­ca­nis­mos de hi­per­sen­si­bi­li­dad, que es una reac­ción exa­ge­ra­da, fue­ra de lu­gar, que se pro­du­ce cuan­do el or­ga­nis­mo se en­cuen­tra con es­tí­mu­los o agen­tes que, por otra par­te, son ino­cuos como, por ejem­plo, el po­len. Las reac­cio­nes se ma­ni­fies­tan clí­ni­ca­men­te de for­ma va­ria­da y di­fe­ren­te, no sólo de per­so­na a per­so­na sino tam­bién en las dis­tin­tas eta­pas de la vida de una mis­ma per­so­na.

Fac­to­res cau­sa­les

  • Pó­le­nes de ár­bo­les como el arce, fresno, plá­tano, olmo, li­gus­tro, co­ní­fe­ras en­tre otros, des­de fi­nes de agos­to y du­ran­te sep­tiem­bre.
  • Po­len de gra­mí­neas (di­fe­ren­tes ti­pos de pas­tos), des­de me­dia­dos de oc­tu­bre a prin­ci­pios de no­viem­bre.
  • Es­po­ras de hon­gos: los hon­gos de in­te­rior de los am­bien­tes como, por ejem­plo, man­chas de pa­red, pue­den cau­sar sín­to­mas du­ran­te todo el año y los de ex­te­rior, como la Al­ter­na­ria, pre­do­mi­nan a fin del ve­rano y du­ran­te el oto­ño.
  • Áca­ros de pol­vo.
  • Cas­pa de ani­ma­les (mas­co­tas).

Exis­ten una se­rie de sus­tan­cias que, sin ser cau­sas de aler­gia, con­tri­bu­yen a em­peo­rar los sín­to­mas por sus ca­rac­te­rís­ti­cas irri­ta­ti­vas como:

  • Humo de ta­ba­co.
  • Aro­mas de­ma­sia­dos fuer­tes (des­odo­ran­tes de am­bien­tes, in­sec­ti­ci­das, etc).
  • En otros ca­sos, al­gu­nos me­di­ca­men­tos de uso ha­bi­tual pue­den agra­var los sín­to­mas como ser as­pi­ri­na o beta-blo­quean­tes.

Sín­to­mas de la aler­gia na­sal

  • Es­tor­nu­dos.
  • Se­cre­ción na­sal.
  • Con­ges­tión na­sal (el sín­to­ma que más mo­les­ta al pa­cien­te y afec­ta su ca­li­dad de vida).
  • Pru­ri­to na­sal.
  • Ojos ro­jos, pru­ri­to ocu­lar, la­grimeo, fo­to­fo­bia.
  • Tras­tor­nos en el sue­ño y por ende, re­duc­ción del ren­di­mien­to y fal­ta de con­cen­tra­ción.

Me­di­das de pre­ven­ción

Es di­fí­cil evi­tar el po­len. En ge­ne­ral, los días ven­to­sos son los más pro­ble­má­ti­cos y hay que re­cor­dar que el po­len pue­de pro­du­cir sín­to­mas a va­rios ki­ló­me­tros de dis­tan­cia.

  • Mas­co­tas: evi­tar el con­tac­to o vi­si­tar ca­sas con mas­co­tas si se sabe alér­gi­co a pe­rros o ga­tos.
  • Áca­ros: ven­ti­lar la ropa de cama dia­ria­men­te, evi­tar acu­mu­lar ob­je­tos re­lle­nos en los am­bien­tes, qui­tar las al­fom­bras, mue­bles ta­pi­za­dos y ob­je­tos que acu­mu­len pol­vo en el dor­mi­to­rio de los ni­ños.
  • Evi­tar la hu­me­dad ex­ce­si­va en el in­te­rior del ho­gar.
  • Evi­tar el humo del ta­ba­co.
  • No auto-me­di­car­se. Siem­pre debe ser el mé­di­co quien de­ter­mi­ne qué tipo de an­ti­his­ta­mí­ni­co es el ade­cua­do para cada pa­cien­te eva­luan­do la edad, el tipo y se­ve­ri­dad de la en­fer­me­dad, la efi­ca­cia y los po­ten­cia­les ries­gos del tra­ta­mien­to.

copy. https://www.infobae.com