El desa­yuno se con­vier­te en la pri­me­ra co­mi­da del día tras bas­tan­tes ho­ras de ayuno, por lo tan­to es fun­da­men­ta...